Reproducción asexual: Concepto, ventajas y tipos

23 Jun

A continuación te presento un breve análisis sobre las ventajas y tipos de la reproducción asexual.

Que es la reproducción asexual

La reproducción asexual es aquella que necesita de solamente un organismo, que no requiere aparearse para conformar nuevos individuos. Ya que no hay participación de células sexuales, en la reproducción sexual no hay trueque ni conjunción de información genética.

Entradas relacionadas:

Cuando un organismo se reproduce de forma asexual, lo realiza por medio de procedimientos que consisten en la replicación o duplicación de su contenido genético, para ofrecer origen a individuos nuevos genéticamente idénticos a sí mismo.

La reproducción radica en la producción de nuevos individuos de la misma clase que el progenitor, lo que facilita multiplicar y perpetuar la clase. La reproducción constituye una de las etapas primordiales en el período de vida de todo ser vivo y, más allá de que no es importante para que un sujeto sobreviva, sí lo es para que una clase permanezca en la Tierra.

Los organismos tienen la posibilidad de reproducirse de distintas formas, que tienen la posibilidad de agruparse en dos tipos de reproducción: sexual o asexual, en relación de la proporción de individuos afectados y además si genéticamente su descendencia  es idéntica al organismo u organismos parentales.

La reproducción sexual como la de los humanos, supone el contacto sexual entre dos individuos, una hembra y un macho, todos los cuales contribuye un gameto o célula sexual.

La unión entre los gametos femenino y masculino (óvulo y espermatozoide respectivamente) proporciona lugar al embrión, que al realizarse formará un nuevo sujeto de la misma clase, cuyo material genético va a ser de la conjunción de los de sus parentales.

De esta forma, en la reproducción sexual cada progenitor contribuye media información genética, y se forma una descendencia genéticamente diferente a sus progenitores. La reproducción asexual es habitual de los organismos unicelulares, como los procariotas y protistas, y es habitual en los hongos, los invertebrados y plantas.

Más allá de que en las formas más complicadas de vida, la reproducción sexual tiende a ser más recurrente, además hay algunos casos puntuales de animales que se reproducen asexualmente.

Te puede interesar:

Características de la reproducción asexual

Estas son las primordiales características de la reproducción asexual:

  • En la reproducción asexual hay un exclusivo progenitor.
  • Las células que intervienen en la reproducción asexual son células somáticas (no sexuales), las cuales se reproducen por medio de mitosis (en oposición de la meiosis que caracteriza a la reproducción sexual de los gametos).
  • La información genética de los recientes organismos generados por medio de reproducción asexual es idéntica a la de su progenitor.
  • No existe trueque de información genética a lo largo de la reproducción asexual, por lo cual la variabilidad de los organismos nuevos hay que sólo y de forma exclusiva a probables mutaciones.
  • Mediante la reproducción asexual los organismos alcanzan ahorrar enormes proporciones de energía y tienen la capacidad de subsistir y asegurar la extensión y perpetuación de su clase de manera más directa que si lo hicieran por medio de reproducción sexual.

Ventajas de la reproducción asexual

Reproducción asexual de plantas

La reproducción asexual es ligera y fácil, debido a que no requiere la producción de células preparadas (gametos), ni necesita gastar energía para conseguir la fecundación, ni otros esfuerzos semejantes.

De esta forma, esta clase de reproducción facilita que un sujeto aislado logre muy bien ofrecer lugar a nuevos descendientes, algunas veces a varios de ellos, aunque siempre genéticamente idénticos a sí mismo y entre ellos.

Esto resulta especialmente servible en ocasiones de peligro biológico o de necesidad de ligera propagación, entre otras cosas, a lo largo de la invasión de un territorio o la masificación de los especímenes frente a un riesgo inminente.

Desventajas de la reproducción asexual

La enorme desventaja de la reproducción asexual es su sepa de variabilidad genética, o sea, visto que los descendientes sean idénticos al progenitor, excepto en la situación de mutaciones imprevistas.

De esta forma, la clase evoluciona a un ritmo muchísimo más retardado y bastante menos efectivo debido a que la selección natural no puede beneficiar a esos individuos más aptos.

Esto podría terminar con una colonia o inclusive con una clase muy de manera rápida, ya que su menor variabilidad genética le puede evitar una ligera amoldación a un ámbito dinámico.

Tipos de reproducción asexual

La reproducción asexual se puede ofrecer por medio de diferentes mecanismos, entre los cuales están los siguientes:

Gemación

Radica en la producción de protuberancias o formaciones de yemas en el cuerpo mismo del progenitor, de las cuales aparece después un sujeto sin dependencia, con la capacidad de desprenderse y vivir autónomamente, o de mantenerse adherido y empezar una colonia.

La gemación es un desarrollo recurrente en poríferos, briozoos y cnidarios. Además, algunos organismos unicelulares, como las levaduras y algunas bacterias, se reproducen por este procedimiento.

Fragmentación

Radica en la producción de nuevos individuos desde extractos del cuerpo del progenitor, reconstruyendo de esta forma el cuerpo entero desde un trozo importante del mismo. Estas fragmentaciones tienen la posibilidad de ser intencionales o accidentales.

La división es un mecanismo de reproducción asexual que se encuentra en varios invertebrados, como las estrellas de mar, las ofiuras y las planarias.

Además de los animales, hay plantas que se tienen la posibilidad de reproducir por el mecanismo de división, quien se encarga la participación humana, y que es más popular como “multiplicación vegetativa artificial”.

Es sustancial no confundir los procesos de regeneración por división con los de reproducción asexual. Entre otras cosas, algunas lagartijas tienen la capacidad de regenerar su cola si la pierden de manera accidental, pero este fenómeno no supone reproducción debido a que no implica la aparición de nuevos individuos.

Fisión binaria

Es el mecanismo de reproducción asexual más simple y radica en la duplicación del material genético (moléculas de ADN) del progenitor, seguido de la división de sus orgánulos y al final la escisión del citoplasma, consiguiendo de esta forma dos células idénticas donde antes había solo una.

La fisión binaria es llevada a cabo por los organismos procariotas, que tienen dentro a las bacterias las arqueas. Además hay algunos organismos eucariotas unicelulares que se reproducen por un mecanismo similar: una célula proporciona origen a dos células hijas idénticas y de tamaños parecidos.

No obstante, en estos organismos la existencia de un núcleo celular verdadero provoca que el desarrollo sea algo más complejo y elaborado.

Esporulación

Radica en la reproducción por medio de construcciones resistentes, unicelulares, capaces de soportar a condiciones extremas, llamadas esporas o endosporas.

La esporulación puede ser parte del período de vida habitual del organismo o, en algunas ocasiones, ser favorecida o desencadenada por situaciones ambientales perjudiciales. El mecanismo de esporulación es una manera de división celular habitual en hongos, plantas y cierto tipo de bacterias.

Apomixis

Este mecanismo es único de las plantas y radica en una manera de reproducción asexual por medio de semillas, que no supone fecundación ni meiosis. En las plantas que se reproducen por este procedimiento el sujeto produce semillas genéticamente idénticas a sí mismo, que aceptan prolongar la clase, pero tienen poca adaptabilidad al ámbito.

Hay diferentes tipos de apomixis en el reino vegetal y es un tipo de reproducción asexual muy recurrente en este grupo de seres vivos.

Partenogénesis

Este modo de reproducción asexual supone el avance de células sexuales femeninas no fecundadas, ósea, poseedoras del mismo material genético que su progenitora, por medio de una segmentación del óvulo no fecundado.

Este mecanismo de reproducción asexual está presente tanto en grupos de invertebrados como de vertebrados: es un trámite usual en algunos peces, reptiles, insectos, crustáceos y anfibios, fundamentalmente en épocas de compromiso para la clase.

Poliembrionía

Radica en un modo de reproducción en la cual dos o más embriones se desarrollan desde un exclusivo cigoto.

De todos modos, puede decirse que constituye una conjunción de reproducción sexual y asexual: la primera es que se requiere para la fecundación y formación del cigoto, y la segunda tiene lugar cuando el embrión se distribuye en numerosos genéticamente idénticos.

Y proporciona lugar a dos o más individuos genéticamente idénticos entre sí, pero diferentes a sus progenitores.

Según el número de embriones generados, la poliembrionía puede ser fácil o múltiple. Esta manera de reproducción es recurrente en algunos insectos, en plantas y raramente en los armadillos, cuya camada es siempre monocigótica (proviene de un mismo embrión).

 Además puede darse en humanos, como pasa en los gemelos univitelinos o idénticos, que surgen de un mismo cigoto (y no tienen que confundirse con los gemelos dicigóticos). 

Clones y clonación

En la rama de la genética, se denomina a un clon como un grupo de individuos genéticamente idénticos, que vienen de otro sujeto por mecanismos de reproducción asexual.

Más allá de que estos procesos son muy recurrentes en la naturaleza (de hecho, la reproducción asexual es muy previo a la sexual), el concepto calco fue desarrollado en 1903 por H. J. Weber, con la intención de contribuir al avance del léxico de la genética, ciencia que comenzaba a realizarse en esa etapa.

Hoy en día, puede nombrarse reproducción clonal a la reproducción asexual, aunque no es un uso muy extendido.

La clonación, que viene del término clon, es la acción de producir una entidad biológica genéticamente idéntica a otra, desde una que existe.

Más allá de que este desarrollo puede llevarse a cabo sin superiores entendimientos técnicos (por ejemplo, cuando se hace multiplicación vegetativa de plantas), cuando se habla de clonación frecuenta hacerse más en referencia a las técnicas artificiales usadas en un laboratorio para producir individuos genéticamente idénticos.

En la situación de los vertebrados, la clonación artificial se apoya en eliminar el núcleo de un óvulo y sustituirlo por el de una célula adulta correspondiente al sujeto que se quiere clonar.

Después, este óvulo modificado (que en este momento resulta semejante a un cigoto viable) es transferido al cuerpo de una hembra donde va a seguir su avance hasta su nacimiento.

Esta habilidad empezó a aplicarse en ranas en 1952, pero recién fue triunfadora en mamíferos en 1996 con la célebre oveja Dolly. Desde el criterio efectivo, la clonación en humanos no debería tener a la larga obstáculos técnicos de mayor trascendencia.

No obstante, la oportunidad de usar la técnica en nuestra clase, que se llama “clonación reproductiva” dió lugar a un profundo enfrentamiento ético, espiritual, popular y político del cual forman parte múltiples actores y que está todavía lejos de ser resuelto.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *