Causas y consecuencias de la desnutrición infantil en México

21 Jun

Es lamentable ver las cifras de la desnutrición infantil en México y en el resto del mundo. Es un problema a nivel mundial que necesita toda la atención de los gobiernos alrededor del mundo. en este articulo conocerás las causas y consecuencias de la desnutrición infantil en México.

También te puede interesar:

Desnutrición infantil en México

Se cree que en el planeta 178 millones de jóvenes inferiores de cinco años sufren desnutrición crónica (baja talla para la edad) que causó 35% (3.5 millones) de muertes en ese grupo de edad.

La desnutrición a lo largo del tiempo durante la gestación y los primeros dos años de vida tiene resultados perjudiciales en el desarrollo, avance mental, desarrollo intelectual y avance de habilidades.

En México, la desnutrición aguda en inferiores de cinco años, definida como un peso para la talla inferior a desviaciones nivel de la norma en todo el mundo, dejó de ser un inconveniente de salud pública en el tema nacional, en tanto que la desnutrición crónica en el mismo grupo de edad continuaba siendo un reto sustancial en 2006, año en que cerca de 1.5 millones de inferiores de cinco años la padecían.

A pesar del avance que se logró en México, la desnutrición sigue en pié  y sigue siendo un inconveniente de salud pública que debe atender el Estado por sus resultados perjudiciales en la salud y en el avance de las habilidades.

Hay intervenciones de probada efectividad que, de aplicarse como corresponde, podrían poder la virtual erradicación de la desnutrición en el país a lo largo de los siguientes años.

Como quitar manchas negras y rojas en la piel por granos Como quitar manchas negras y rojas en la piel por granos

El presente artículo tiene los objetivos siguientes:

a) enseñar la intensidad, organización y tendencias de la desnutrición crónica en la gente mexicana desde los resultados de 4 investigaciones nacionales de nutrición que abarcan 24 años;

b) detectar los cambios en las prevalencias a lo largo de cada tiempo entre investigaciones y las probables causas de la heterogeneidad en estos cambios, y

c) desarrollar sugerencias sobre ediciones en la política de prevención de desnutrición en la gestión federal de 2012 a 2018.

Resultados sobre la investigación de la desnutrición infantil en México

México tiene 4 investigaciones nacionales de nutrición, representativas de la gente nacional, llevadas a cabo en 1988, 1999 y 2006 con resultados publicados,4-6 y con la ENSANUT 2012. Estas investigaciones aceptan estudiar la intensidad, organización y tendencias de la desnutrición en el tema nacional a lo largo de los 24 años que en grupo abarcan.

Entre 1988 y 2012, las prevalencias de las tres maneras de desnutrición en inferiores de cinco años tuvieron disminuciones visibles. Las prevalencia de emaciación –bajo peso para talla– y bajo peso, disminuyeron a una cuarta parte de las prevalencias de 1988, para lograr valores compatibles con ciudades sin desnutrición.

Por otro lado, más allá de que la desnutrición crónica –baja talla– se redujo a media prevalencia de 1988, todavía es elevada (13.6%), ya que representa  1.5 millones de inferiores de cinco años en esa condición.

Dado que el transcurso entre investigaciones fue diferente durante los 24 años de observación –11 años de 1988 a 1999, 7 años de 1999 a 2006 y 6 años de 2006 a 2012–, para contrastar las reducciones en las prevalencias entre investigaciones es requisito ajustarlas expresándolas como cambios cada un año tanto en puntos porcentuales (pp) como en porcentaje (%).

Por limitaciones de espacio, solamente se muestra aquí información acerca de las propiedades de la reducción de la desnutrición crónica, por ser ésta el primordial inconveniente de desnutrición en México, en tanto que el inconveniente de desnutrición aguda disminuyó y su prevalencia en el tema nacional está dentro de los valores esperados para una población sana y bien alimentada.

De 1988 a 1999 la prevalencia de desnutrición crónica se redujo 0.49 pp/año (2.02%/anual); a lo largo del tiempo 1999-2006 fue de 0.86 pp/año (4.57% anual)y entre 2006 y 2012 de 0.32 pp/año (2.16%/anual).

Oséa, el cambio fue marcadamente más grande en el segundo tiempo, tanto en términos absolutos como relativos, y fue menor entre 2006 y 2012. El sobrepeso aumentó dos puntos porcentuales a lo largo de el tiempo de 24 meses, aunque entre 1999 y 2006 se registró una rápida reducción.

El descenso de la desnutrición crónica en la gente indígena fue retardado de 1988 a 1999 en términos absolutos y relativos, comparando al visto en la gente no indígena. En cambio, entre 1999 y 2006 el descenso absoluto en la gente indígena fue precisamente en tres ocasiones más acelerado y el relativo fue sutilmente superior que en la gente no indígena.

Entre 2006 y 2012 se volvió a revertir la inclinación y el descenso en la gente indígena, tanto en términos absolutos como relativos, fue más retardado que en los dos periodos previos y en la gente indígena en relación con la no indígena.

La evolución en las brechas entre la gente indígena y la no indígena (prevalencia entre las dos poblaciones) pasó de 2.2 en 1988 a 2.7 en 1999, se redujo a 2.6 en 2006 gracias a una chiquita virtud en reducción relativa en la gente indígena y en 2012 la brecha aumentó de nuevo a 2.8.

Sin importar los descensos vistos en las prevalencias de desnutrición crónica en la gente indígena entre 1999 y 2006 y entre 2006 y 2012, la reducción no fue bastante para remontar la brecha que existe en 1999, por lo cual la desigualdad es más grande en este momento que en 1988.

Soluciones a esta problemática de la desnutrición infantil

Es importante y con carácter de urgente desarrollar una política de salud pública integral que coordine las acciones y programas para achicar la desnutrición, apoyar el ingreso familiar que es una parte sensible. Y acompañar el precaución de las niñas y niños  en la primeras etapas.

La UNICEF México esta trabajando para fomentar ideas privadas y reglas públicas orientadas a contrarrestar la carencia de ingreso a una nutrición bastante y nutritiva en las niñas, niños y jóvenes especialmente en localidades rurales y ciudades nativos del norte y sur del país.

Entrada relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *