Por que hormiguean las manos: Causas síntomas y como se quita

19 Jun

En algún momento ¿Te han hormigueado las manos? Y te preguntas ¿Cómo quita esa sensación incomoda? Si es así te invito a que te quedes al final de este articulo para conocer las causas y posibles soluciones.

También te puede interesar:

Es una molestia habitual y, comúnmente, no le prestamos ninguna atención.

Pero si sigue en el tiempo, es sustancial averiguar con el médico, dado que el hormigueo o entumecimiento en las manos puede ser síntoma de algunas anomalías de la salud.

La sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos se frecuenta ofrecer con muy continuidad.

A menudo, no posee más grande trascendencia y hay que a causas tan sencillas como mantenerse un largo tiempo en la misma posición, haber dormido con la mano «aprisionada» debajo de la almohada o entre las piernas…

No obstante, cuando esta molestia se reitera con continuidad o sigue a lo largo del tiempo, es sustancial no dejarlo pasar y consultarlo con el médico, puesto que puede ser un síntoma que alerte de diferentes trastornos o patologías, algunos de ellos serios.

Hacemos una revisión de las primordiales causas que probablemente haya detrás de este hormigueo.

También te puede interesar: Como quitar las nauseas

Parestesia: Definición y tipos

La parestesia es un trastorno de la sensibilidad de tipo irritativo que actúa con sensaciones anómalas sin estímulo previo, como el hormigueo.

Esta sensación frecuenta darse en manos, brazos, dedos, piernas y pies, aunque puede suceder en cualquier lugar del cuerpo.

La mayor parte de las ocasiones, esta sensibilidad anormal es transitoria y, comúnmente, la describimos coloquialmente como que alguna parte del cuerpo “se nos ha dormido”.

La sensación de la parte dormida frecuenta darse cuando permanecemos un largo tiempo en una posición donde hay presión sostenida por un nervio.

Entre otras cosas, si nos sentamos bastante tiempo con las piernas cruzadas o nos dormimos con una mano o brazo bajo la cabeza.

Tipos de parestesia

Parestesia de Berger o de piel

Este afección perjudica primordialmente a personas adolescentes y no tiende a ser indicativo de ningún tipo de patología. Las personas con este trastorno sienten hormigueo, debilidad, escozor o pérdida de sensibilidad en las piernas.

Parestesia de Jacques-Laurent o sinagesia

Perjudica a los músculos de la lengua de forma que estos se contraen resumidamente de forma involuntaria (el fenómeno popular como mioclonía).

Se asocia a alguna clase de neuropatía suave ocasionada por el consumo de antiinflamatorios no esteroideos, a la disfunción de la articulación temporomandibular, a episodios psicológicamente traumáticos y a patologías con disfunción cognitiva.

Parestesia de Bernhardt o meralgia parestésica

Hablamos de un trastorno que perjudica a la zona inervada por el nervio femorocutáneo. Se proporciona gracias a una patología infecciosa, diabetes, intoxicación por alcohol y algunos tipos de traumatismos.

Puede existir un nervio comprimido

Entre las diversas razones de la parestesia, una de las más recurrentes es el atrapamiento de un nervio en alguna región de su camino hacia la mano.

Lo que provoca qué en esa parte se genere esta lesión, además puede tratarse de alguna de las siguientes enfermedades.

Síndrome del túnel carpiano

Este túnel es un canal que tiene su recorrido en la palma de la mano desde los huesos de la muñeca. Por este transita el nervio mediano y los tendones que sirve para flexionar los dedos.

«El trastorno del túnel del carpo se produce cuando queda atrapado el nervio mediano a nivel de la muñeca», demuestra el doctor Rodríguez.

Además de la sensación de hormigueo en los dedos de la mano, puede provocar estos síntomas:

  • Dolor en muñeca y antebrazo, que se puede acentuar durante la noche.
  • Debilidad y contrariedad para llevar a cabo algunos movimientos o coger elementos. 

Síndrome del canal de Guyón

 «En esta situación, se produce un atrapamiento del nervio cubital, comunmente a nivel del codo», detalla el doctor Rodríguez.

Suele presentarse con estos otros indicios, además de la sensación de adormecimiento en los dedos:

  • Debilidad muscular en la mano.
  • Dificultad para flexionar los dedos o llevar a cabo el gesto de pinzar.
  • Molestia en el codo, con o sin irradiación hacia la mano.
  • Mano en garra (cuando los dedos quedan curvados o doblados, sin oportunidad de estirarlos).

Hernia discal

Entre todas las vértebras de nuestra columna hay un disco que las asegura, impide el roce entre ellas y hace de amortiguador.

Cuando por el exceso de desgaste o lesion, el núcleo pulposo de este disco sale al exterior se produce lo que llamamos una hernia discal.

Dependiendo de en qué vértebras tenga lugar la hernia, causará un tipo de indicios u otros. Y en la situación del hormigueo de manos, «puede deberse a una hernia discal a nivel de las cervicales», aclara el doctor Rodríguez.

Puede Curarse una enfermedad endocrina

Como nos comenta el experto, la sensación de adormecimiento u hormigueo en las extremidades, exactamente en las manos, no solo puede ser consecuencia del atrapamiento de un nervio, sino que además puede alertar de patologías endocrinas.

Diabetes

La gente que sufren esta patología tienen un riesgo mayor de desarrollar estos problemas en en los nervios (sistema nervioso periférico) que afecten a la sensibilidad de las extremidades, fundamentalmente cuando no llevan un óptimo control de la glucemia.

La neuropatía diabética, entre otras cosas, se encuentra dentro de los trastornos más recurrentes asociados a la diabetes: puede perjudicar al 50% de los pacientes tras 20 años de evolución de la patología.

Aunque frecuenta perjudicar más a las extremidades inferiores (pies y piernas), en algunas ocasiones la diabetes además puede provocar indicios como hormigueo, calambres, ardor o adormecimiento en manos y brazos.

Hipotiroidismo

Cuando la glándula tiroides trabaja a un ritmo muy por lo debajo de lo común produce una menor proporción de hormonas tiroideas, que juegan un papel importante en los procesos metabólicos de nuestro cuerpo.

Si no se habla como corresponde, el hipotiroidismo puede perjudicar a las terminaciones nerviosas y provocar hormigueo en manos y brazos.

Otros indicios que asisten a detectar este trastorno son:  

  • Cansancio y inconvenientes de concentración.
  • Sensación de frío.
  • Caída de cabello, uñas frágiles, palidez.
  • Aumento de peso. 

Problemas circulatorios o cardiovasculares

Cuando se presenta una alteración de la sensibilidad en las manos y existen otros indicadores, como cambios en el color de la piel, pueden estar ocasionadas por inconvenientes circulatorios.

Lo más habitual es que exista un cambio notorio del flujo sanguíneo.

Oséa, a una variación de la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos», enseña el doctor Rodríguez.

No obstante, además puede estar relacionado con inconvenientes cardiovasculares. La acumulación, entre otras cosas, de placas de aterosclerosis en las arterias puede evitar el preciso fluido sanguíneo en varias zonas del cuerpo, dentro las extremidades.

Por eso es de vital importancia asistir con el especialista cuando existan indicios como adormecimiento u hormigueo  de las manos que extiendan en el tiempo, para que haga las pruebas que considere pertinentes (análisis de sangre para corroborar colesterol, glucosa…; electrocardiograma, etc.).

Ubicar las patologías cardiovasculares a tiempo es primordial para impedir un infarto o un incidente cerebrovascular.

Y si es un problema nutricional

 Pero no en todos los casos hay una lesión o una enfermedad detrás de la sensación de hormigueo en las manos.

Además algunas carencias alimenticias tienen la posibilidad de ser las causantes. Las vitaminas del tipo B son vitales para el buen funcionamiento del organismo y tomar muy poco de estas, incrementa exponencialmente la posibilidad de presentar este síntoma.

El ácido fólico (vitamina B9) se encuentra en verduras de hoja verde, legumbres, frutos secos, semillas de girasol y calabaza, cereales integrales… Y la vitamina B12 la aportan primordialmente comestibles de origen animal, como carnes, huevos, lácteos y pescados.

De esto viene que la gente que siguen una dieta vegetariana tengan que tomar un suplemento de esta vitamina. 

En cualquier situación, conviene averiguar con el médico antes de tomar algún suplemento vitamínico para saber si es consecuencia de una dieta desequilibrada o hay algún trastorno que está ocasionando este déficit.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *